Desiderium

Solía pensar que mis recuerdos me hacían sufrir, que aquel inherente dolor era parte de mi, parte de aquellos momentos de los que me arrepiento y a los cuales me apego porque no quiero dejarlos de sentir. La razón por la que no quiero es que pienso que el momento que lo deje de hacer aquellos recuerdos dejarán de existir, que se irán para siempre y aquellos relatos que nos contamos a nosotros mismos una y otra vez dejarán de tener un significado. Quizás el trabajo de un escritor es relatar aquellas historias, porque si una sola persona las escucha y las siente, no estarán perdidas para siempre:

I

Así terminó todo, en una fría noche de marzo, (o quizás fue febrero) hace dos años, salimos de esa fiesta y nos montamos juntos en el mismo bus de todos los días. Tu te ibas a ir para siempre a otro país y aquella sería la última vez que nos íbamos a ver pero aun no lo sabía. Comenzamos a hablar sobre el futuro, sobre cómo algun dia nos encontraríamos de nuevo después de que te fueras, pensamos que nos veríamos en un aeropuerto de alguna ciudad olvidada al otro lado del mundo, en medio de un concierto de uno de nuestros artistas favoritos o quizás en otra loca fiesta como de la que acabamos de salir, no importa, solo nos veríamos y nos abrazaríamos y nos besaríamos justo como sucede en las películas. Pusiste tu cabeza en mi hombro y nos sujetamos de las manos, por un largo tiempo solamente estuvimos así los dos solos en aquel bus llegando a nuestro destino. Cuando íbamos llegando levantaste tu cabeza y me miraste como si fuera la primera vez que me miraras y me besaste por primera vez. Llegamos al paradero y me sonreíste mientras te ibas, te sonreí de vuelta y dije «adiós», me respondiste «nos vemos luego» y bajaste del bus, el cual siguió su camino. Y yo a bordo miraba por la ventana y seguía pensando en la próxima vez que nos viéramos, deseando nada más que fuera en este bus donde nos volvieramos a encontrar.

II

Diciembre no pudo haber pasado menos rápido. Cuando me di cuenta ya casi era fin de año, siempre hablabas de irte a viajar por todo el mundo y por fin llegarias a cumplir tu sueño, te ibas a ir a principios de enero, solo podía pensar en lo que pasaría hoy. Me comencé a arreglar para nuestra cita de «amigos», siempre me molestabas con eso y lo permitía porque al principio era divertido y luego, luego me gustaba cuando me decias en broma «novia» y yo te respondía «novio mio». Me comencé a arreglar el cabello y solo podía pensar que toda mi vida he sentido que buscamos el amor en lugares equivocados, yo creía que iba a encontrar el amor a través del dolor, a través de la apatía, a través del sufrimiento porque una vez logras superar esa etapa todas las cosas bonitas llegarían. Dios! estaba tan equivocada. Hay más que eso en el amor, en el amor hay más que palabras bonitas y regalos, hay seguridad y confianza. Y no me sentia mas segura ni confiaba en nadie más que él y no dejaría que se fuera sin que supiera cómo me siento, aunque quizas seria egoista. Nunca se lo dije antes por miedo de arruinar nuestra amistad. Los hombres se ponen muy raros cuando una chica les dice «hey, me gustas», ¿seria egoista decirle que me gusta ahora que se va? Me mire al espejo una última vez y decidí tener un lindo dia y aunque me doliera, no decirle. La noche llegó y el concierto apenas empezaba, nuestra banda favorita tocaba en el festival y no nos lo íbamos a perder, el se había vestido decente lo cual era una sorpresa, pero usaba el perfume que me fascinaba, bailamos, tomamos, reímos y volvimos a bailar. En mi mente aun no podía creer que él se iba, pensaba en las cosas que podría decirle para que se quedara, pero sabía que nada lo detendría, era su sueño al fin y al cabo y el amor no destruye sueños, pero ese pensamiento no dejaba de ser devastador. Los fuegos artificiales iniciaron y lo tome de la mano, el bajo su mirada, su cara brillaba con el reflejo de las explosiones pirotécnicas, sus labios se curvaron en una sonrisa y mientras abría mi boca para decirle lo que sentía, sus ojos se abrieron y puso su mano derecha contra mi cachete, me di cuenta que él ya lo sabia. Solo pude decirle que lo iba a extrañar y lo abrace tan fuerte como pude. Cuando me di cuenta el sol ya se estaba asomando por el horizonte y el aun me tenía en sus brazos, nos sentamos en el césped y hablamos como si nada hubiera pasado, de repente sonó nuestra cancion, el me volteo a ver, pero esta vez no la cante, ninguno lo hizo, solo nos quedamos en silencio sosteniendonos de las manos mientras la escuchábamos: The Lion Sleeps Tonight.

Nos volvimos a ver unas dos veces después, antes de que se fuera pero nunca hablamos al respecto, a veces aún veo sus historias en redes sociales, preguntándome qué hubiera pasado. Y quiero pensar que las cosas están bien el allá lejos y yo aquí ambos persiguiendo sueños distantes, pero parte de mi sigue deseando que el se hubiera quedado acá conmigo, sosteniéndome en sus brazos mientras nos quedamos dormidos viendo una película. Nunca sabré qué fue lo mejor.

III

El suave olor de la brisa marina siempre me recuerda a la primera vez que visite el mar, éramos solamente dos inmaduros, idiotas y enamorados que jugaban en las olas, que recogían conchas y hacían ridículos castillos de arena. Cuantos momentos que se han perdido como aquellos castillos cuando llega la marea, cuantos recuerdos dolorosos que no me dejan dormir. En el fondo se la verdad, que estamos mejor así, separados. Tu pintando tus cuadros mágicos y vendiendolos en el Louvre y yo escribiendo mis novelas a la orilla de la playa y así cada vez que la brisa marina llegara a mi, me podria dejar llevar y escuchar tu dulce voz al llamar mi nombre, podria verte una vez mas con tu precioso vestido y tu hermoso sombrero, haciendo ridículos castillos en la arena.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.