Estrellas Solitarias

Las cuerdas del violín,

acumulan polvo en el ferrocarril,

donde mi vida acontece,

ventana tras ventana,

se pueden ver mis hazañas,

mis errores, mis bobadas.

Es un ferrocarril solitario,

recogiendo pasajeros en cada parada,

nunca durando demasiado,

nunca por mas de una parada,

y luego continuamos,

dejando a todos atrás a unos años luz de distancia.

Los railes del ferrocarril van hasta el espacio y mas allá,

allá donde las estrellas viven en solitario.


Las estrellas igual que aquel ferrocarril,

tienen su propio camino que seguir,

ya pre-diseñado sin opción de cambiar de velocidad,

de estación o destino.

Cuando éramos mas jóvenes,

no habían trenes, ni automóviles,

cada uno podía elegir que camino tomar.

Las estrellas pensaban igual,

y bailaban y cantaban,

siempre descubriendo su intimidad.

Pronto se dieron cuenta del vacío a su alrededor,

no entre ellas, no.

Sino el vacío que les esperaba si elegían aventurarse a lo desconocido.

A una carrera nueva, a un trabajo en el Nilo,

a dejar de seguir viviendo aquella vida de adolescente,

a dejar los legos, los hotwheels, las barbies,

las aventuras en avenida imaginación,

a dejar atrás los helados después de clases,

a dejar los sábados entre amigos y los domingos de futbol,

a dejar de cantar aquella canción de moda,

a transferir datos por infrarrojo y a molestar a los ñoños,

sus amigos imaginarios y amores de cuarto grado.


Dicen que al cumplir 18 todo cambia,

pero creo que no es cierto,

creo que cuando eliges tu camino,

cuando te montas al ferrocarril de destino,

allí es cuando todo cambia,

sea que tengas 15 y vayas a una ciudad lejana extraña,

o 30 y quieras emprender una travesía al Himalaya.

Y así una a una cada estrella,

cada persona que éramos se fue,

buscando un lugar en el cosmos,

pocas al principio,

pero pronto todas nos siguieron,

cada una por caminos traicioneros, distintos y lejos.

Algunas encontraron su camino en el universo para brillar,

algunas brillaban juntas en paz.

Otras siguieron vagando buscando su lugar,

Miraban desde lejos a las demás,

y les parpadeaban desde lejos.

Como luces desde trenes distantes,

ventanas desde edificios a parte.

Somos espectadores de las hazañas de los demás,

ignorantes de el camino que tuvimos que recorrer para llegar acá.


Estas estrellas solitarias,

son personas que han encontrado su camino,

o aun buscan dirección,

cuando les hables a ellas,

tienes que hacerlo a solas,

mirarlas directamente,

y hablarles suave y claramente,

se paciente,

la distancia es mas grande de lo que crees.

Nota del editor:

Este es quizás uno de mis poemas mas viejos, lo escribí en el 2013 después de terminar el colegio, cuando aun no sabia que hacer con mi vida. Lo había subido originalmente el año pasado pero lo había modificado tanto que su semblanza con el poema original era nula. Así que le quite los cambios y lo volví a subir, esta vez sin editar, así fue como yo lo escribí hace ya casi 8 años cuando era un joven indeciso que extrañaba a sus amigos del colegio y no sabia como decirlo en palabras que alguno de ellos pudiera entender.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.