Limones para Limonada

Viernes que sabe a un lunes de febrero,

el sol se alza y exhausta,

las aves buscan refugio en las ventanas,

las personas con plata se van a sus piscinas en medio de la sabana,

y yo?

Yo solo tengo limones para hacerme una limonada.


Veo las historias de los demás,

paseando, andando en sus carros,

viajando a caballo,

cantando karaoke de rock clásico,

y yo?

Yo miro a mi sala, miro lo que tengo en ella.

El piano sigue acumulando polvo,

mi violín sigue desafinado,

el televisor esta dañado,

el celular solo trae malas memorias,

de aniversarios y fotos que no he borrado.

Mi memoria es una carretera concurrida,

llena de huecos y caminos sin retorno,

llena de días aburridos donde hago limonada,

días divertidos donde voy a la playa,

una carretera que me guía hacia la colina de la melancolía,

y mas allá,

hacia la autopista incierta que es el resto de mi vida.

Veo a través de las ventanas,

a las demás personas llorar,

me acerco a ellas, listo para brindarles mi hombro,

dinero, amor, o un vaso de limonada,

pero muy tarde me doy cuenta,

que sus lagrimas son falsas,

solo las publican para que les comenten un «te quiero»,

o para llamar la atención de los pobres ilusos.

No necesitan a nadie que los arrastre a un agujero negro,

solo alguien que brille junto a ellos,

que sea parte de la gran manzana de emociones falsas

y popularidad pagada.

Brillar así me da sed,

y lo que ellos tienen solamente, no me puede satisfacer.

Mi vida solo va de izquierda a derecha,

de match en match,

de tener una cita una noche,

y a la mañana siguiente bloquear,

sin fotos, sin pretensiones de querer mas,

sin publicaciones tristes,

sin secuestro emocional de aquella soledad,

de vivir día a día, y hasta allá.

De llegar a la casa a golpear la almohada,

de despertar de cada sueño,

queriendo estar en ese universo paralelo mas tiempo.


Sábado que se siente como los últimos minutos de año nuevo.

Las personas salen con sus parejas obligatorias,

van a restaurantes caros, a tomarse fotos con su plato,

van a concesionarios de autos a hacer un video fingiendo comprar un carro,

suben una foto besándose con una frase adorable,

viviendo en la mentira de que así es como se debe vivir la vida,

preparándose antes de que la noche caiga como una guadaña.

Y yo?

Yo solo tengo limones para hacerme una limonada.

Un comentario en “Limones para Limonada

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.