Ventrílocuo

A veces abro la boca

Y no escucho nada

A veces escucho palabras

Que son extrañas

Me escucho a mi mismo decir bobadas

Con tanta frecuencia que ya no me extraña

Pero nunca me escucho pidiendo perdón

De hecho, son más las veces

Que pienso en lo que pude haber evitado decir

Que en lo que dije que pudo herir

Siempre termino pensando

Que alguien más habla por mi

Que cada vez que lastimó a alguien

No soy yo

Sino un ventrílocuo que decidió intervenir

Así duermo mejor

Cuando pienso en tí.


Nunca le digas a alguien que lo amas con el estómago lleno o el corazón vacío.

A veces la palabra «te amo» aligera las cargas o llena espacios, pero al final del día solo quedaran dudas y regazos.

¿Porqué tuviste que decir te amo?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.